La importancia del diseño gráfico

La importancia del diseño gráfico

Dicen que no hay que juzgar un libro por su portada, pero también es cierto que todos somos humanos y al final nos encanta que las cosas nos entren por los ojos – comenzamos a vislumbrar el diseño gráfico.Ese pensamiento nos condiciona en nuestra vida diaria desde el mismo momento en el que, por ejemplo, nos levantamos por la mañana y empezamos a pensar en qué ropa nos vamos a poner para afrontar el día. Puede que incluso ya la tengamos pensada desde la noche anterior. Si tenemos una cita o una entrevista de trabajo nos lo curraremos un poco más, incluso. Como dicen los angloparlantes, ‘dress to impress’: vístete para impresionar.

diseño
¿Qué me pongo?

Nuestra marca también necesita ropa y complementos. También se lava la cara por las mañanas y se arregla el pelo frente al espejo. No lo hace de forma literal, claro, sino que se vale de una herramienta esencial para asegurarse de atraer la atención de más de un ojo curioso: el diseño gráfico.

Vestimos a nuestra marca mediante formas y colores. Le otorgamos una identidad mediante esos elementos que la dotan de carácter físico, le dan forma y la hacen visible. La identidad gráfica de nuestra marca, en mercados tan competitivos como los de hoy en día, puede ser la que haga que una persona decida dedicarnos unos segundos a nosotros en vez de a quien tenemos al lado. Y si bien el tener una identidad gráfica atractiva ya parece un factor determinante para plantearse muy en serio la inversión en diseño gráfico, eso no es más que la punta del iceberg.

El diseño gráfico en sí mismo no es más que una actividad cuyo fin es la transmisión de mensajes. Su principal característica es que lo hace de una manera visual. Un logo atractivo dirá mucho sobre nuestra marca, de la misma forma que un folleto difícil de leer o una página web con una navegación poco intuitiva tirarán por tierra cualquier progreso que pudiera hacer nuestra empresa. Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie para oírlo, ¿de verdad hace ruido? Pues esto es lo mismo, pero ya entrando en que podemos darle a la caída de ese árbol un sonido que nuestro público objetivo quiera oír.

Porque, claro, esa es otra. Mediante el diseño no solo transmitimos el mensaje, sino que lo podemos personalizar hasta el infinito. Podemos utilizar diferentes formas para evocar distintas sensaciones, o utilizar la teoría del color para decir algo más que lo que pueden comunicar las palabras. Una imagen vale más que mil de estas, ¿no? Nadie quiere ponerle a su público objetivo la cabeza como un bombo con información excesiva. Utilizamos el azul para transmitir tranquilidad a quien nos mira, o el rojo para evocar pasión. Diego Torres se pintaba la cara de color esperanza, y nosotros podemos pintar nuestra marca de lo que queramos gracias a las infinitas posibilidades que nos proporciona el diseño gráfico.

diseño gráfico para empresas
Un sinfín de formas y colores

Esto no es nada nuevo, por supuesto. De hecho, hace ya casi veinte años, la película ‘American Psycho’ nos regaló una escena fantástica en la que el personaje de Christian Bale atraviesa una montaña rusa emocional comparando su tarjeta de visita con la de sus compañeros. No es que haya que perder la cabeza de esa forma, pero si tenemos que darle nuestra tarjeta de visita a un cliente siempre lo haremos con más confianza si sabemos que esa tarjeta transmite todo lo que queremos que sea nuestra marca y lo hace de una forma atractiva.

En Good! SocialMedia prestamos muchísima atención a estos detalles. Sabemos de la importancia del diseño gráfico y lo tratamos con la atención y el cuidado que se merecen nuestros clientes. Y tu marca, ¿qué ropa se quiere poner mañana?

Contacta aquí con nosotros y empezamos a buscarle algo de ropa y complementos a tu empresa.